www.unlimitedmagazineusa.com
Música, Noticias, Personajes

Riccardo Perotti presenta su nueva canción, “Mundo perfecto”

14 de enero, 2022,

Ver Galeria

El cantautor ecuatoriano Riccardo Perotti grabó “Mundo perfecto” con su colega y compatriota Ale Bayas. El reconocido artista piensa impactar al público con esta nueva obra, creada recientemente en Miami, donde reside. “Estoy muy feliz por el resultado de este trabajo, en el que fui tan bien acompañado por mi querida Ale y un gran equipo”, manifestó. Perotti, graduado del prestigioso Berklee College of Music, cuenta que “Mundo perfecto” narra la historia de “un amor imposible”. El tema ya está disponible en las plataformas digitales. Perotti es una figura de la música ecuatoriana y ha grabado una serie de canciones que han sido hits. Creador innato, durante la pandemia también escribió el tema «Esto también pasará», grabado con sus hijas, Isabella y Martina. «Está canción nació de la necesidad de darle esperanza a mis hijas, que estaban ansiosas por no poder concurrir al colegio”, cuenta. Por más de 30 años el talento de Riccardo Perotti ha sido sinónimo de excelencia musical. Siendo el primer ecuatoriano en egresar de Berklee College of Music, llevó ese rico bagaje académico a su Ecuador. De padre italiano y madre guayaquileña, Perotti nació cerca del mar, en Manta. Se crió en Quito y desde muy joven su inclinación por la música fue innata, formó parte de varios grupos musicales, componiendo e interpretando música para él  y otros artistas. Con el disco «Traficando un amanecer» se lanza al ruedo musical como solista en los años 90 y su canción «Quién te ha dicho que el amor es fácil» se convierte en un éxito avasallador. Luego vinieron grandes éxitos como “Aunque no sé dónde estás”, «Duro de matar» y «Basta con que estés». Perotti, además, organizó en 1999 el festival «Pululahua, Rock desde el Volcán», con la participación de la La Ley. Babasónicos, Lucybell, Nito Mestre, Pedro Aznar, entre otros. Fueron 48 bandas en total.

Cantautor Riccardo Perotti. Crédito de foto: Roberto Ojeda