www.unlimitedmagazineusa.com
Sin Limites

Érica Coloma Un milagro de Fe

17 de febrero, 2018,

Érica Coloma Un milagro de Fe Ver Galeria

Érica Coloma Un milagro de Fe

A los 20 años de edad, Érica Coloma tuvo un accidente que la dejó en vida vegetal.

La Fe de sus padres Teresa y Carlos, pudo más que cualquier diagnóstico médico

Érica era una joven que le gustaba la lectura, los animales y ayudar a los demás. Vivió en Spring Valley, luego se mudó a New Jersey con su familia. Retomó sus estudios a los 20 años para graduarse y terminar su carrera de contadora.

Cuando empezó a trabajar no tenía mucha experiencia manejando. Una noche, una amiga que vivía en su antigua urbanización, se encontraba enferma y la llamó pidiéndole que la visitara. Érica decidió ir a cuidar a su amiga enferma, nunca llegó a su casa.

Érica Coloma Un milagro de Fe

Viendo la hora, sus padres Teresa y Carlos se preocuparon y comenzaron a llamarla a su celular y no contestaba. A las 11:30 de la noche la policía les toca la puerta y le da la terrible noticia que su hija tuvo un accidente. Según los peritos policiales, ella no venía a alta velocidad, paro en un stop y al parecer quiso evitar golpear algo que no se supo nunca que fue y al frenar el carro chocó con un árbol de lado perdiendo el control. Con el accidente se lesionó la pelvis y se rompió la mandíbula, no tenía ni una cortadura, pero sufrió un derrame cerebral.

Los paramédicos sacaron a  Érica por la puerta de atrás de su vehículo y la trasladaron en helicóptero al hospital. Llegó en coma cerebral y el diagnóstico fue que no pasaba la noche del 17 de noviembre del 2001. El doctor les dijo a sus padres que ella jamás volvería a ser la misma, que nunca se recuperaría y que lo mejor era que la desconectaran, pero la Fe y el amor de sus padres fue más grande y decidieron no optar por la indicación médica. El 24 de diciembre del mismo año la trasladaron a un centro de terapia donde sus padres pasaron muchas tristezas por la falta de apoyo y personal médico que creyeran en su recuperación, porque en su caso “no había nada que hacer. Era un caso perdido, según el diagnóstico”.

Sin embargo, para sus amorosos padres Teresa y Carlos no era así. Un mes después llegó desde el Perú un familiar quien es médico neurólogo y evaluó a Erika. Les explicó todo lo que podían hacer por ella, aunque la hermana de Carlos no le dio muchas esperanzas al volver al Perú. Sus padres lloraron y se deprimieron, pero jamás perdieron la Fe.

Los médicos les decían que de un millón a una se salvaba de caso de vida vegetal y que no podía durar más de 6 meses, porque en cualquier momento podía sufrir un paro cardiaco y morir.

Érica Coloma Un milagro de Fe definitivamente La Fe de sus padres Teresa y Carlos, pudo más que cualquier diagnóstico médico

Su madre Teresa nos dice … “Al día siguiente me paré frente a ella y vi a la santísima misericordia frente a la cama de mi hija. Solo le dije que me ayudara a levantarla de la cama que yo haría el resto. Que lo único que quería era que despertara porque ella seguía en coma”, recuerda Teresa.

Después de esa petición Érica abrió sus ojos y reconoció a sus padres demostrando que podía recuperarse. “Cuando ella se despertó en marzo del 2002 sentí que todo estaría bien, me convertí en su terapista las 24 Horas al día y solo Dios me guiaba para seguir estimulándola y haciéndole las terapias que la harían levantarse de la cama. Me di cuenta que ella leía y podía escribir. Le hice un alfabeto para comunicarme con ella”, agregó Teresa su amorosa madre .

Hoy por hoy, Érica puede hablar, come por ella misma, hace chistes y se esfuerza por levantarse y caminar.

Sus padres Teresa y Carlos manifestaron que después de ser diagnosticada en muerte vegetal, solo le dan gracias al Creador porque

“Érica es una obra de Dios,

nosotros sólo somos su instrumento.

Ella es un milagro de Fe”.

Érica Coloma Un milagro de Fe